Mensaje de la Hermana Maria da Conceição Ribeiro

Dios quiere, el hombre sueña, la obra nace”…

(Fernando Pessoa)

Nacemos también nosotros cuando dejamos que los sueños nos visiten y nos desafíen a ser puentes, caminos, redes, pidiéndonos para pasar por nosotros hacia el encuentro de muchos, de todos.

En mayo de 2015, cuando tuvimos nuestro primer encuentro con el equipo responsable de la formación de los centros educativos del Área Europa de nuestra familia dorotea fuimos visitados por el deseo de partir también nosotros apresuradamente por caminos nuevos,   acortando distancias, compartiendo experiencias, creando comunión entre nuestros centros. Quedamos contentos porque también Dios vio que era bueno nuestro sueño de hacer nacer la “obra” – la plataforma de comunicación entre todos.

El día 3 de marzo fue y es para nosotros, familia dorotea, el “tiempo oportuno” porque Paula Frassinetti nació para responder a un sueño, el que Dios tenía sobre ella.

En ese mismo día lleno de significado, vemos nacer esta niña-plataforma llena de entusiasmo y con vocación determinada: dar vida, conocimiento, fiesta, creatividad, arte y todo lo que sea belleza como expresión de amor a todos los que la visiten.

Como primera responsable de la Congregación, saludo este nacimiento con la esperanza de que esta “niña” tenga una vida larga y fecunda. Si todos la cuidamos, nuestra familia puede crecer en la calidad del compartir los dones recibidos.

Estoy unida a todos em ese cuidar…

Vuestra Hermana y amiga, Maria da Conceição Ribeiro